Resistencia a la jubilación

Resistencia a la jubilación

Fecha de Publicación: 26/08/2019

Esta columna fue publicada en el periódico Milenio Estado de México.

Luis Alfonso Guadarrama Rico
Coordinador Ejecutivo de la Red FAMECOM

Es difícil tener una cifra exacta porque sería preciso contar con un sistema de información nacional, capaz de integrar, validar y consolidar las bases de datos o registros disponibles en el ámbito laboral. Me refiero a la cantidad de personas que en todo el país cumplen con las condiciones legales para optar por la jubilación; ese gran invento romano, materializado por el Emperador César Augusto.

¿Por qué, si se han acumulado 25 o más de 30 años de empleo constante, aportando las respectivas cuotas, muchas personas no desean jubilarse? La respuesta no solamente guarda relación con el vacío que se abre al intentar definir qué se hará para llenar el día a día, por el resto de la envejecida existencia. Tiene que ver, por otro costado, con el nivel de vida, es decir, con la brutal reducción del ingreso contante y sonante, una vez que se opta por el merecido retiro.

Desde el amanecer de los 80, cuando afloraba el modelo neoliberal –afortunadamente ha sido sepultado para siempre a partir del 1º de Diciembre de 2018—comenzó la depauperación del salario. Para que no se viera cómo el pago semanal o quincenal se iba adelgazando hasta quedar un lastimoso estado famélico, tramposamente fueron adosándole “prestaciones” como: prima de antigüedad; apoyo a despensa; compensaciones por el cargo o la responsabilidad; apoyo a útiles escolares (se tuviesen hijos o no en el colegio); un piadoso complemento a gastos de transporte público; estímulos a la productividad o al desempeño, así como otras etiquetas o conceptos con tal de que los trabajadores no viésemos fácilmente que nuestro llamado “salario base”, se iba quedando a la zaga e incluso fuera de nuestra vista. La vida cotidiana también suele provocar ceguera mental.

También te puede interesar: El Segundo Sexo, 70 años después

Quienes por distintos motivos deciden jubilarse, lo que les espera es un ingreso insuficiente para sostener el mismo nivel de vida que tenían mientras acudían a trabajar. Ante dicha condición, hay que rogar que la ayuda amorosa de hijas o hijos u otros familiares llegue con piadosa regularidad. Hay que desear que las discapacidades y enfermedades propias de la vejez no lleguen pronto porque entonces estaremos suplicando atención médica en alguna institución de salud pública, es decir, habremos llegado al infierno, sin haber muerto. Dicho averno, con la 4T, se acabó.

Dejanos tus comentarios

  • Proyectos de Investigación en Familias y Medios de Comunicación

  • Licencia Creative Commons

    Las obras que aquí se publican están protegidas bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

    Síguenos en:

  • RED IBEROAMERICANA DE INVESTIGACIÓN FAMECOM

    Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Autónoma del Edo. de México.
    Teléfonos: (52) 722 2159280/ 722 2131607/ 722 2150494 Ext. 253. Fax (52) 722 2159280

    Cerro de Coatepec s/n, Ciudad Universitaria Toluca, Edo. de México, México.

  • Acerca de este Sitio

    El propósito es difundir y divulgar la ciencia a través del acceso abierto, mediante documentos de investigación y de divulgación, generados por el Dr. Guadarrama Rico. En todos los casos, se hacen las referencias correspondientes a los derechos de autor, coautorías, así como a las fuentes donde originalmente fue editado el material. Este espacio no tiene fines de lucro.